El corazón de Mallorca

Sant Joan es un municipio de la comarca del Pla de Mallorca, situado en el centro de la isla. Y a pesar de ser un pueblo de interior, si te paseas por sus calles, llenas de subidas y bajadas, tienes la sensación de estar en un pueblo de montaña. El término municipal, que tiene una superficie de 38,5 kilómetros cuadrados, limita con los términos de Montuïri, Sineu, Lloret, Vilafranca, Petra i Porreres.

Sant Joan es un municipio principalmente agrícola y desde la parte alta del pueblo, a unos 150 metros de altitud, se pueden ver los campos de árboles frutales, algunos huertos y, sobre todo, cereales, una de las principales cosechas del municipio junto con los ajos.

A pesar de formar parte del Pla de Mallorca, en San Joan se encuentran tres pequeños montes a los que se puede acceder dando un paseo. En concreto se trata de las cimas de Sant Nofre, con la ermita dedicada a este santo, el de Ses Algorfes y el de Es Castellots, cerca de la posesión de Solanda.

Un poco de historia

El nombre de Sant Joan (San Juan) proviene del caballero portugués Arias Yánez, que en el año 1235, cuando el municipio todavía formaba parte de Sineu, lo bautizó con el nombre de su pueblo de origen, Sant Joan de Verí en Coimbra. Años después, en 1298 se independiza de Sineu y se convierte en un municipio per se, manteniendo ese nombre. En el año 1300 se constituye definitivamente como villa.

Sant Joan cuenta con 42 yacimientos arqueológicos catalogados, y conserva las huellas de las diferentes culturas que han poblado el municipio a lo largo de los siglos, desde la época pretalayótica a la medieval, pasando por la época romana e islámica.

Alojamiento y Gastronomía

Descubre todos los establecimientos de Sant Joan.

Todos los jueves Sant Joan acoge un mercado semanal en el que puedes encontrar desde frutas y verduras de productores locales, a conservas, embutidos y quesos de kilómetro 0. En el mercado semanal también tienen cabida otros productos como ropa o productos artesanales.

Mercado semanal